Buscar
  • Ideas por el Desarrollo

Gira europea y diplomacia presidencial




El sábado 15 de mayo, el presidente Alberto Fernández, luego de estar de gira por Europa por casi una semana, retornó al país. Con su regreso trajo al país triunfos claves para impulsar el rol de la Argentina en la actual configuración de la política internacional y fuertes respaldos en la negociación de la deuda que el país tiene con el Fondo Monetario Internacional.


Iniciando en Portugal, el presidente cosechó victorias tempranas encontrando puntos de encuentros con el Primer Ministro portugués, Antonio Costa. Durante la reunión bilateral se habló sobre la forma en la que Portugal se desvió de las políticas de austeridad recomendadas por el FMI para superar su crisis y cómo la Argentina podría beneficiarse de esta experiencia.


La gira del presidente continuó por España, donde después de reunirse con el rey Felipe VI y el primer ministro Pedro Sánchez, confirmaron, al igual que en Portugal, que la Argentina contaría con el apoyo de los países de la península Ibérica para negociar frente al FMI y, sobre todo, para librar al país del mecanismo de sobretasas que estaría costándole al país alrededor de 900 millones de dólares. De la misma forma, Alberto Fernández y Pedro Sánchez acordaron una visita de estado a la Argentina a realizarse en junio, con la promesa de inversiones, relanzamiento de la relación bilateral y el compromiso de abogar dentro de la Unión Europea a compartir vacunas contra el covid-19 con el resto de América Latina.


Sin embargo, las apuestas pesaban sobre la reunión con Emmanuel Macron. Dado que la presidencia del Club de París recae sobre Francia, el presidente fue al país con el objetivo de generar puntos de encuentro y encaminar las negociaciones no solo para la negociación con el FMI, sino también para extender el pago que la Argentina debe realizarle al club a finales de mes. Como resultado, Alberto Fernández consiguió el apoyo de Macron y el remarque de que es clave que la Argentina crezca y supere la crisis económica de la mano de un plan del FMI que respete sus necesidades y sea sustentable en el tiempo.


La siguiente actividad en la agenda europea de Alberto Fernández fue visitar tanto el presidente como al primer ministro italiano. Con ellos mantuvo reuniones bilaterales, pero el objetivo de esta parada fue encontrar puntos de encuentro con el primer ministro, quien también oficio de presidente del Banco Central Europeo, siendo el mismo el gestor de la política monetaria expansiva que le permitió a Portugal palear su crisis económica. Esta visita a Roma fue el puntapié que el presidente tomó para visitar al Papa Francisco, con quien compartió una jornada donde le aseguró el apoyo que tendrá la Argentina en la negociación con el FMI.




Estas palabras del Papa se transformaron rápidamente en acciones dado que esta reunión le permitió a Martin Guzmán agendar una reunión entre la titular del FMI, Kristalina Georgieva, y el presidente Fernández. Durante esta reunión, concretada dada la presencia de la titula en Roma por un seminario organizado por el Papa, el presidente y Kristalina encontraron puntos comunes entre el FMI y la Argentina acerca de la necesidad de generar un plan de pagos sostenible en el tiempo y que no someta a la Argentina a políticas de austeridad que serían absorbidas por el pueblo. Además, la titular le confirmó al presidente que en la próxima reunión del directorio se iba a tratar el tema de las sobretasas.


Para finalizar esta gira, y con los vínculos en Europa aceitados, sumado a la programación de un encuentro virtual con Angela Merkel, el presidente se reunió con el enviado especial de los Estados Unidos, John Kerry. Durante este encuentro en el que se hablo sobre vacunas, negociación con el FMI y las sobretasas, el enviado de Biden le hizo un pedido al presidente argentino: ayudar a coordinar un encuentro entre los líderes latinoamericanos y el presidente de los Estados Unidos. Esta propuesta de Kerry le supone al país un posible voto de confianza frente a la administración estadounidense que, de llegar a buen puerto, acercaría aún más a la Argentina de lograr imponer sus condiciones en la negociación con el FMI y, a su vez, abrirle la puerta al resto de los países que transitan el mismo cobro de sobretasas. Al mismo tiempo, terminaría de confirmar a Alberto Fernández como el interlocutor latinoamericano frente a la agenda internacional de los Estados Unidos, puesto que la Argentina no suele ser considerada a ocupar.


Esta oportunidad que se le presenta al país, lo encuentra en una situación donde el actual gobierno optó por generar y cultivar lazos con todos los principales actores del sistema internacional. Desde la asociación estratégica con Rusia y China, pasando por las buenas relaciones con los países europeos, y encontrándose en Latinoamérica como el principal líder con el que Joe Biden pueden entablar una relación, el país encuentra un espacio para configurarse como un líder regional en la medida que Bolsonaro continúa aislándose, el modelo chileno se termina de agotar, y el México de AMLO no termina de arrancar.


Nicolas Pérez Soto

Economista del think tank IxD (Ideas por el Desarrollo).




La gira del presidente @alferez por Portugal, España, Francia Italia y el Vaticano ha concluido con diversos progresos y acuerdos.

La misión presidencia pudo exitosamente sumar caudal política internacional para continuar cerrarlo antes posible un acuerdo con el FMI

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo